El Sistema Penitenciario (SP) reabrió ayer el Centro de Cumplimiento de Condena para Hombres Fraijanes II, que tiene capacidad para recibir a 230 presos. La obra se creó bajo el Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria, que a partir de ahora albergará a los privados de libertad que se dedican a las extorsiones.

“Esta cárcel va a ser exclusivamente para aquellos privados de libertad que han generado alguna problemática o llamadas en el tema de extorsiones”, afirmó el titular del Ministerio de Gobernación (Mingob), Gendri Reyes, luego de participar en la reinauguración del centro de privación de libertad y de recorrer las instalaciones.

3

principios deberán cumplir los detenidos: reinserción, readaptación y rehabilitación

De acuerdo con el funcionario, el nuevo modelo de gestión penitenciaria, que busca la reinserción social de los encarcelados, es apoyado por la Embajada de Estados Unidos en Guatemala y forma parte del plan estratégico de la cartera del Interior.

Con dicha medida se busca una reducción de las extorsiones desde las cárceles del país, se explicó.

Seguridad

La máxima autoridad del Mingob advirtió que en el centro carcelario habrá estrictos controles de seguridad. “Las personas que vienen a una visita tienen que demostrar el vínculo familiar y no pueden ingresar a cualquier hora. Tendrán horas y días establecidos para las visitas, si los privados de libertad tienen un comportamiento adecuado”, enfatizó el ministro de Interior.

Agregó: “Si no tienen un comportamiento adecuado y no quieren tener la reinserción social, van a estar en ciertas áreas de reflexión, donde no van a tener los privilegios o accesos fundamentales que deben tener los privados de libertad”.

Las autoridades advirtieron que los visitantes tendrán que demostrar el vínculo familiar con los reclusos.
Foto: Noé Pérez/DCA

La reinserción

El Nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria privilegia la reinserción. De esa cuenta, en la cárcel de Fraijanes II deberán cocinar sus alimentos, realizar estudios escolares y tomar cursos para aprender oficios como panadería y repostería, entre otros. Además, se cuenta con un área para el cultivo de verduras.

El director del Sistema Penitenciario, Luis Escobar, indicó que dicho modelo penitenciario implementa una filosofía y política en las que se establece “un proceso de cero ocio”.

Carlos Franco, viceministro de Gobernación, dijo que se pretende “cumplir con los fines de reinserción, readaptación y rehabilitación de los privados de libertad”.

Rodrigo Pérez





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.