Sergio Recinos, titular del Banco de Guatemala (Banguat), recibió la presidencia del Grupo Intergubernamental de los Veinticuatro para Asuntos Monetarios y Desarrollo (G-24), el pasado 11 de octubre.

El funcionario ostentará dicho cargo durante el período 2021-2022. La actividad se realizó en el marco de la Reunión Anual de Gobernadores del G-24, en la cual, además de Recinos Rivera, se contó con las intervenciones de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, y del presidente del Grupo del Banco Mundial (GBM), David Malpass, entre otras autoridades de gobierno y de organismos financieros.

Origen y atribuciones

El G-24 fue instituido en 1971 por el Grupo de los 77 (G-77), fue formalmente
creado en 1972 y está constituido por un grupo diverso de países en desarrollo.
En la actualidad cuenta con 29 integrantes, de los cuales Guatemala es uno de
los miembros fundadores.

Una de las principales atribuciones del grupo es emitir la postura
de sus miembros en cuestiones monetarias y de desarrollo, en particular, en los
temas de la agenda del Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI y
del Comité para el Desarrollo del Grupo del Banco Mundial, entre otros foros
relevantes, para garantizar una mayor representación y participación de los
países en desarrollo en las negociaciones sobre la reforma del sistema
monetario internacional.

Durante la existencia del G-24, los países miembros han trabajado
en conjunto para garantizar que sus intereses estén adecuadamente representados
en las negociaciones sobre asuntos monetarios internacionales.

El trabajo realizado por el G-24 ha tenido una influencia
importante sobre las condiciones del financiamiento otorgado por el FMI,
específicamente, el destinado a satisfacer las necesidades de los países en
desarrollo.

Reuniones Anuales de 2021

Recinos Rivera, como presidente entrante del G-24, participó
activamente en el comunicado publicado en la Reunión Anual de Ministros y
Gobernadores, donde se abordaron temas de interés nacional y regional. Entre
estos, la importancia de una respuesta global y coordinada para la contención
de la pandemia y la necesidad de tratar el problema de la asimetría en la
distribución de las vacunas en el ámbito mundial; los desafíos que representa
la migración para las economías de mercados emergentes y en desarrollo; la
importancia de fortalecer la cooperación internacional y redoblar esfuerzos
para hacer frente a los impactos del cambio climático, a fin de moderar los
efectos de los desastres naturales en los países más vulnerables, y continuar
con la labor de medición, vigilancia y contención de los flujos financieros
ilícitos y el narcotráfico.

Adicionalmente, en el comunicado se destacaron los esfuerzos
continuados del FMI por adaptar sus instrumentos de crédito, asistencia técnica
y asesoramiento a las necesidades cambiantes de las economías emergentes y en
desarrollo, incluidos los países frágiles y afectados por los conflictos.

Asimismo, se destacó que la pandemia ha exacerbado las
desigualdades sociales y económicas entre países y sectores, por lo que, hacer
frente a estas desigualdades es fundamental para evitar daños permanentes
duraderos y para construir un futuro mejor y más inclusivo. También se solicitó
al FMI y al Banco Mundial fortalecer su trabajo analítico sobre los impactos
macroeconómicos y sobre el desarrollo de los flujos migratorios y de refugiados
en países de origen y de destino, así como a ofrecer asesoramiento para diseñar
enfoques cooperativos y políticas nacionales.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.